El blog que te descubrirá todo los consejos de decoración tanto para el hogar o eventos divertidos.

Consejos para la Buena Limpieza de tu Hogar

Consejos para la Buena Limpieza de tu Hogar

on Ene 24, 2018 in Limpieza | 0 comments

LA LIMPIEZA DE TU HOGAR

 

LA COCINA

La cocina es un lugar de la casa en el que debemos poner especial atención a la limpieza, ya que es aquí donde se preparan los alimentos que van a consumir todos los miembros del hogar. Tenerla limpia parece tarea imposible y cuando hay niños en casa, ¡aún más! Y es que cada material requiere un tipo específico de limpieza y no siempre lo sabemos, con lo cual, por mucho que limpiemos, a veces no conseguimos el resultado esperado. Nos referimos sobre todo a los suelos y a las encimeras: no requiere el mismo cuidado y mantenimiento un suelo de linóleo que otro de parquet o de cerámica. Y lo mismo ocurre con las encimeras: una de madera se limpia de manera muy diferente a una de mármol.

Barrer la cocina a diario, después de la cena, es más importante de lo que parece: las migas y las manchas que caen en el suelo pueden incrustarse y, con los días, es más difícil eliminarlas, especialmente en suelos de madera o linóleo. Adicional a esto, los restos de comida atraen a los insectos y esto no es nada agradable. Es por eso que a la hora de barrer, debemos escoger un cepillo con las cerdas suaves y tratemos de llegar bien a los rincones, donde más restos y suciedad se acumulan.

Es muy importante que dentro del mantenimiento preventivo de la limpieza, que debe ser diario, limpiemos diariamente las superficies mas a la vista como estantes, mesa central y brazos del sofá por ejemplo, la organización de los elementos utilizados durante el día y que no corresponden al salón como sería un libro, un vaso, una revista; todo eso debe regresar diariamente a su lugar. Sin embargo esta labor no requiere de más de cinco minutos al día y repercute positivamente en la comodidad y en el tiempo que requerirá la limpieza en profundidad. Comenzemos desde la parte alta de la cocina, como las despensas y muebles de almacenamiento de ollas, vasos o comidas, retirando residuos de comida, empaques mal cerrados, café entre otros, también secando las superficies para prolongar la vida de la madera.

El lugar donde encontramos los electrodomésticos que se deben limpiar por fuera también, las rejillas de los desagües, la grifería. Es muy importante asegurarse que no tenemos filtraciones o salpicaduras hacia estos lugares, Finalmente la parte baja consiste en el barrido, y fregado del suelo; una vez barrido el suelo de la cocina y debido a la acumulación de grasa, se recomienda utilizar la misma escoba junto a una preparación de agua y jabón el polvo con un poco de desengrasante para “cepillar” y posteriormente fregar.

Debemos limpiar todos los electrodomésticos como la nevera, el microondas incluso limpiar el horno. Si comenzamos con la limpieza de la nevera deberíamos quitar toda la comida que haya dentro, y después limpiar esta con agua tibia mezclada con un detergente suave y sino con agua tibia mezclada con vinagre. Para limpiar la nevera también podemos utilizar una solución de agua con dos cucharadas de bicarbonato de sodio. Un truco para mantener nuestra nevera fuera de olores es meter limón en un platillo.

No debemos olvidar nunca en la cocina limpiar el microondas ya que es uno de los electrodomésticos que más utilizamos. Esta es una tarea muy fácil de realizar simplemente basta con mojar un trapo en una solución de agua tibia con jabón y pasarlo tanto por dentro como por fuera del microondas. En el caso de que hubiera alguna mancha difícil de quitar, lo mejor es utilizar una solución de agua con bicarbonato de sodio. También es una solución muy práctica meter jugo de limón en un recipiente y calentarlo hasta que se evapore ya que reblandece las grasa.

En los azulejos de la cocina se suele acumular polvo y sobre todo grasa, por esto, la limpieza de los azulejos parece una tarea imposible, pero en realidad es muy sencilla. Lo primero que deberíamos hacer es envolver una escoba con un paño suave con el fin de quitar el polvo de la pared. Después realizar una mezcla de agua con detergente líquido y si los azulejos tienen mucha grasa a esta mezcla agregar  también una taza de vinagre. Pasar una esponja mojada en esta solución por todos los azulejos y por último enjuagar las paredes con agua limpia y secar.

BAÑOS

El baño es una de las zonas de la casa mas desagradable de limpiar y la que necesita más dedicación y esfuerzo ya que en él conviven millones de gérmenes complicados de eliminar y muy peligrosos para la salud y la higiene de la familia.

Limpiar el baño necesita dedicación y tiempo, no es suficiente pasar un paño y recoger los pelos del suelo, es indispensable desinfectar el inodoro, el bidet o la bañera, ya que en los gérmenes se alojan especialmente en estas zonas del baño.

Preparar un limpiador casero que limpie y desinfecte es muy sencillo, solo debemos mezclar en un bote de spray una taza de vinagre blanco normal, añadir una taza de limpia cristales y para dar un toque de espuma añadir un tapón de jabon liquido y ya está,  es recomendable mantener ese bote en el baño junto a un paño de limpieza y será suficiente para dar una pasada al baño luego de cada uso.

Limpieza de bañeras: En aquellos casos cuando la bañera esté revestida de cerámica, para realizar su limpieza, en el mercado existen limpiadores cremosos de muy buena calidad, que son excelentes para su higiene, ya que los mismos limpian sin rayar, ni dejar marcas, permitiendo así que se luzca su brillo característico.

Para limpiar la ducha o la bañera debemos utilizar un desinfectante limpiador adecuado que no las estropee y que se pueda dejar un rato actuando sobre su superficie. En los casos de manchas rebeldes, es mejor antes de limpiarlas pasar una lana esponja con lejía para removerlas.

Inodoro o retrete: El inodoro o retrete es uno de los elementos de nuestro baño que si o si     necesita una limpieza diaria. Debemos limpiar tanto su interior como exterior:

Limpieza Interior: Limpiar con productos como lejía o amoniaco, o verter vinagre caliente con sal gruesa. Dejar actuar y luego, con una escobilla refregar bien las paredes interiores del inodoro. Al finalizar, dejar correr el agua. Repetir de ser necesario. Si el retrete o inodoro tiene manchas de óxido, desaparecerán si las frotamos con limón y sal.

Exterior: Para el exterior del inodoro utilizaremos un paño embebido en algún producto desinfectante y lo pasaremos por las tapas, pie y depósito o cisterna si lo tuviese.

Espejos, pareduche y cristales: Para limpiar el espejo, pareduche y los cristales del cuarto de baño y evitar que se empañe con el vapor que creamos en al bañarnos o ducharnos existe una solución muy sencilla.

Con un pulverizador, en el que hay una mezcla de vinagre y agua, rociaremos el espejo de nuestro baño para limpiarlo. Después lo secaremos con un paño de algodón.

Cortina: Si en la cortina de baño, se ha acumulado moho, o restos de jabón, sumergiendola en agua con lejía unos 30 minutos, y luego lave a mano o en lavadora automática, para eliminar restos de suciedad.

Grifería: Para quitar el sarro, utilicemos una esponja empapada en vinagre, o se debe empapar un algodón del tamaño de la suciedad con abundante vinagre de vino y dejarlo allí durante unas 4 horas para luego remover.

Para limpiar las duchas, se recomienda destornillar la cabeza cada dos semanas de ser posible, y elimine depósitos de sarro, de esta manera las regaderas estarán siempre en condiciones, para ello debe utilizarse vinagre blanco rebajado con agua.

Azulejos: por lo general los azulejos  no tienen el mismo color que al principio, y esto se debe a la suciedad de estas partes, para eliminarla tomemos un cepillo de dientes viejo, mezclar agua y lejía y frota en las juntas de los azulejos.En el caso de que tengan marcas de agua que ya no se van con nada, se puede realizar una limpieza con vinagre. Hay que crear una mezcla de vinagre y agua, frotar con una esponja las manchas de agua que aparecieron en los azulejos y se verá cómo desaparecen. A continuación, hay que secarlas bien con un trapo.

HABITACIONES

Además de la limpieza de la cama también es importante mantener aseado el entorno de la misma para evitar que el polvo de la habitación nos afecte. Día a día se acumulan ácaros, polvo y otras moléculas alergénicas que pueden provocar molestias en el cuerpo, que no nos permiten conciliar el sueño sin interrupciones. Si a eso le sumamos el calor y la humedad que liberamos en la cama al dormir, hemos de saber que todos los días creamos el ambiente perfecto para la proliferación de muchos microorganismos.

Por esta razón, es muy importante tomarse algún tiempo para limpiar y desinfectar todo el dormitorio con el fin de hacerlo más sano y apropiado. No es suficiente tener la costumbre de cambiar las sábanas y fundas con regularidad, esto no es suficiente para una buena desinfección aunque por falta de tiempo no podemos limpiar todos los dias cada rincón de la habitación, si debemos tomar unos minutos para hacer un corto aseo general, como sacudir las cobijas, limpiar el piso o aspirar la alfombra.

Uno de los sitios más contaminados de una habitación es el colchón y para ello basta con hacer una mezcla de bicarbonato y aceites esenciales y espolvorear por todo el colchon, dejar reposar durante una hora y luego aspirar.

Deben lavarse con frecuencia las cortinas, Es primordial tener más cuidado con este elemento y lavarlas, como mínimo, dos veces al mes. En este sentido lo mejor es elegir las elaboradas en telas sedosas que son más fáciles de lavar.

Si el cuarto tiene persianas se deben limpiar con más frecuencia utilizando algún producto desinfectante.

Con las almohadas ocurre algo similar al colchón,  se aconseja lavarlas como mínimo 2 veces al año y cambiarles las fundas cada 15 días, ya que ahí reposa la cabeza y al dormir es un elemento absorbente de sudor. Al revisar sus etiquetas se podrá verificar si son aptas para lavarlas a máquina o si requieren un trato especial.

Es indispensable alejar las mascotas de las habitaciones, ya que su pelo libera un tipo de caspa que resulta bastante alérgica a muchas personas. No se necesita invertir grandes sumas de dinero en costosos productos de limpieza y tampoco pasar todo un día haciendo el aseo. Basta con seguir estas sencillas pautas de forma regular para lograr un espacio perfecto para el buen dormir.

Cuando se trata de nuestro guardarropa no siempre hay tiempo para hacer una buena limpieza y tampoco sabemos con tantas cosas, por donde empezar. Es importante que lo limpiemos y ordenemos por lo menos dos veces al año, para evitar acumulacion de moho en las prendas y deshacernos de aquello que no utilizamos y ocupan un espacio importante. Se debe vaciar el armario y pasar un trapo húmedo con un poco de jabon neutro despues secar muy bien.

Debes revisar prendas, zapatos, ropa interior y determinar cuales son la que no se usan para descartarlos, quizás haciendo donaciones de los mismos. Antes de volver todo a su lugar coloca un buen ambientador de ropa especial para armarios. Colocar la ropa según el tipo de prenda, de esta manera sera mas facil a la hora de buscar.

También hay que aprovechar la ocasión para limpiar bolsos y carteras. Pasar la aspiradora habitualmente eliminará el polvo y ayudará a eliminar huevos de insectos y larvas.

Post a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *